¿SER EL MEJOR NEGOCIO de mi comunidad o ser el mejor negocio para mi comunidad?

0
504

En el artículo anterior, hablamos sobre la importancia de tener un comportamiento ético en mi negocio, lo cual se ve reflejado en nuestra rentabilidad; es decir, somos un negocio que en el presente genera impactos positivos en la comunidad. Muy bien, nos ganamos una estrellita en la frente por la forma como venimos trabajando.
Pero, nos hemos preguntado:

¿Este comportamiento ético está contribuyendo verdaderamente con mi comunidad y con las futuras generaciones?; ¿Trabajo bien solo para ganar la estrellita en la frente o para contribuir con el desarrollo de mis grupos de interés?. Debemos ser negocios sostenibles para que los puedan disfrutar las generaciones presentes y futuras en las mismas

condiciones. El filósofo francés François Vallaeys, Catedrático de una Universidad del Pacífico nos dice: «para que la ética tenga una responsabilidad social y perdure en el tiempo, debemos trabajar en 3 frentes, en 3 dimensiones que son la Virtud, la Justicia y la Sostenibilidad». Es decir, debemos aplicar una Ética en 3D.

Cuando hace referencia a la virtud, se refiere a que debemos de llegar a la perfección moral; es decir, las responsabilidades con mis vecinos, el prójimo y mi comunidad. La justicia es ser legales con mi comunidad de manera digna y equitativa. Por último, la sostenibilidad, que significa cuidar los recursos para que las generaciones futuras puedan también disfrutarlos.
La pregunta es: ¿y como hago eso?. Con los siguientes ejemplos lo podemos comprender:

  1. Llega Pepe desesperado porque tiene que conseguir

corvina para poder preparar el ceviche de su restaurant y solo Edwin tiene corvina en su puesto. Sandro como no es tonto aprovecha la desesperación de Pepe y le cobra un precio mayor. La ética de la virtud me dice que no debo aprovecharme de las circunstancias para buscar mayores beneficios.

  1. Existe escases de corvina y Edwin se entera que en el terminal pesquero de Cañete hay corvinas y manda a sus «proveedores» a traer todas las corvinas de ese terminal pesquero, perjudicando a Pepe que ahora tiene su restaurant en Cañete. La ética de la justicia me indica que debo ser legal con mi comunidad y las comunidades vecinas.
  2. Edwin junto con otros vendedores de pescado, arrasaron con la venta de corvinas, vendiéndolas inclusive en épocas de veda, desapareciendo esa especie marina. Ahora Pepe, puso su restaurant en el año 2030 y no puede preparar un rico ceviche de corvina porque la especie desapareció hace 10 años de nuestro mar. La ética de la sostenibilidad me indica que debo cuidar los recursos para que las futuras generaciones (mis hijos, mis nietos, etc.) puedan disfrutar de los beneficios que nos brinda la naturaleza.

Como ven, Pepe se ve perjudicado en los tres ejemplos por el mal comportamiento éticos de Edwin, no importa el lugar o el tiempo donde nos encontremos, tenemos que actuar de forma ética de acuerdo a las tres dimensiones propuestas por François Vallaeys, debemos de preocuparnos por los impactos que generamos a nivel de nuestros actos, las leyes y el mundo; así podremos decir, que somos «el mejor negocio para mi comunidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here