¿Compran con prisa o rápido?

“Lo rápido es algo externo, que podemos adquirir en base de hacer algo y que lo conseguimos rápidamente y La prisa, es más interno, surge cuando estamos pensando en lo que hay que hacer después de lo que estamos haciendo”.

0
5705

“Lo rápido es algo externo, que podemos adquirir en base de hacer algo y que lo conseguimos rápidamente y La prisa, es más interno, surge cuando estamos pensando en lo que hay que hacer después de lo que estamos haciendo”.

Muchas de las necesidades que deseamos obtener o alcanzar, siempre están relacionadas con un plazo, y este plazo es por la forma o estilo de como vivimos, miremos un poco a nuestro alrededor, la comida, estudios, trámites, viajes, créditos, hasta el éxito, ganar dinero y la reciprocidad del sentimiento, todas estas necesidades están relacionadas con nuestra forma de vivir y esto lo saben bien los investigadores de mercado, que, cada vez cualifican a sus consumidores. (Revisar La Pirámide de Maslow)

Una vez leí un artículo que decía, “Vivimos con prisa, agobiados por la falta de tiempo y todo lo queremos hacer rápido, muy rápido”, lo que me trajo al recuerdo, la mozonada de Cachay que decía, “Mi papá y mi mamá por hacerme tan rápido, salí así”. La creciente necesidad de hacer las cosas rápidas, comprar rápido y que te atiendan rápido, se debe en gran medida, a las exigencias que tiene cada consumidor, que ha originado una sociedad muy dinámica y competitiva, y lo sabe bien el comercio moderno, que, a través de la tecnología y la innovación, el mapeo de sus procesos de atención y el saber escuchar las recomendaciones o quejas, les permiten generar Oportunidades de Mejora para atender cada vez más ágil y con eficacia a sus consumidores; sin embargo, no todos quieren las cosas rápido, muchos quieren las cosas con prisa, que está más relacionado, para cuando se desea.

Ahora, nos hacemos la pregunta, ¿todos necesitamos las cosas con prisa o rápido?, días atrás visite un sobrino y le pregunto, ¿por qué no has colocado tu televisor?, me respondió, no tengo prisa y le repregunto ¿entonces porque comprantes el televisor?, lo compre por una oferta que recibí y se terminaba rápido. Es claro, que no todos queremos las cosas rápido o con prisa, es muy usual en la gastronomía, que los consumidores quieran los platos de comidas de manera rápida o que se sirva todo junto con prisa, sin duda, esta exigencia del tiempo de espera, ha dado lugar a recibir este mensaje “El tiempo de espera de su pedido es de xx minutos”, y que decir de la entrega de pedidos por delivery, los taxis por aplicación y hasta la entrega de respuesta de instituciones públicas o privadas, sin duda, uno elige la manera y el tiempo que desea comprar o adquirir productos o servicios. El Problema no es el Reloj.  

“Antes solo teníamos al despertador para hacernos recordar que debemos ir a trabajar y no vivíamos tan rápido”

Comprar con prisa o rápido, siempre está relacionado con el tiempo y con la opción de vida que se desea llevar, esto no es ajeno para los Especialistas en Marketing, que vienen adaptando su Modelo del Negocio a las expectativas, exigencias y necesidades de sus consumidores, con acciones y tácticas Relacionales, sobre todo en una sociedad como la nuestra, donde existe la informalidad, la oferta tan ocasional y el emprendimiento temporal, que generan consumidores golondrinos, parte de ahí, la idea de invertir en la personalización de los consumidores (Segmentar – Ofrecer una oferta de productos y servicios diferenciados para cada cliente), buscando que los consumidores vivan sin desgaste, compren conscientemente, que sus compras sean necesarias, ayudarlos a optimizar su tiempo para que se dediquen a otras actividades y sienta que la Marca es suya. Hazte la siguiente pregunta: ¿Cómo compras, rápido o con prisa?, al tener la respuesta, sabrás que tipo de estrategia ofrecerás a este segmento de consumidores.

Consejo: Comprende las Necesidades de tu Consumidor, no las tuyas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here